Los dos nuevos objetivos Nikon para su serie de cámaras Z

Nikon ha anunciado dos nuevos objetivos, esta vez para su serie de cámaras sin espejo Z. Se trata de dos tipos de objetivos muy diferentes al ser un objetivo fijo gran angular y un teleobjetivo zoom muy versátil. Son los nuevos Nikkor 20 mm f/1.8 S y el Nikkor Z 24-200 mm f/4-6.3 VR.

Empezamos haciendo un repaso al Nikkor 20 mm f/1.8S, el gran angular de Nikon con el que podemos captar imágenes de todo tipo, no solo paisajes como a priori nos puede venir a la cabeza. El gran angular tiene una gran calidad y capacidad de enfoque incluso en tomas más cercanas en primer plano. La distancia de enfoque mínima es 0,20 metros. La nitidez es una característica que destacan desde Nikon, gracias a su alto rendimiento óptico. En parte por la luminosidad de la óptica y en parte por los elementos de lente asférica que lo componen, hacen un tándem perfecto para conseguir una gran calidad de imagen en cualquier situación.

El objetivo está formado por elementos de cristal ED que evitan las posibles imperfecciones cromáticas y vienen con un sistema antirreflectante de nanocristales para que no aparezcan las indeseables imágenes fantasma.

Por otro lado está el Nikkor 24-200mm f/4-6.3 VR, el último todoterreno para la serie Z de Nikon. Con este objetivo tenemos una gran posibilidad de creación al cubrir distintas distancias focales, y el hecho de ser ligero nos da la facilidad de poder llevarlo cómodamente de viaje. Ambos objetivos, de montura Z para las cámaras de fotograma completo, nos dan un punto más de detalle a la hora de trabajar con ellos. De esta forma con el teleobjetivo gran angular podemos captar imágenes con gran contraste y colores vivos.  Al igual que el 20mm, cuenta con cristales ED y elementos asféricos, que en este caso también ayudan a que la imagen mantenga la nitidez en los bordes a lo largo de todas las distancias focales.

Para evitar las imágenes fantasma, en este caso el teleobjetivo cuenta con revestimiento de ARNEO. Para este tipo de objetivos, donde la estabilidad es importante, sobre todo si trabajamos en teleobjetivo, el Nikkor 24-200mm cuenta con la función VR para contrarrestar las posibles sacudidas del objetivo y que no afecte así al resultado final de la imagen. Con esta función, la velocidad de disparo puede llegar a ser de 4,5 pasos más lenta.

Ambas lentes tienen enfoque rápido, lo cual es perfecto para grabar video o tomar fotografías, y en el caso del teleobjetivo se reduce la respiración de la lente al cambiar el foco. Los dos están protegidos y sellados para evitar la entrada de polvo a la cámara y poder utilizarlos en cualquier condición.

Desde la web de Nikon nos ofrecen un listado de proveedores donde poder adquirir estos dos objetivos.